¿Cuáles son los retos de la comunicación para el futuro?

Iván Herrero 27 mayo 2022

Los últimos tiempos han provocado un terremoto en el mundo comunicativo. La aparición de las redes sociales, las nuevas plataformas digitales y el inestimable efecto de la pandemia son alguno de los factores que están acelerando la catarsis comunicativa que estamos sufriendo. Sin lugar a dudas, las empresas deben ser conscientes de la cantidad de oportunidades y retos que tienen en este ámbito.

Las organizaciones tienen que ser conscientes de que la comunicación es la principal herramienta que tienen para mostrar todas las virtudes que poseen. La actualización y la investigación deben ser dos ejercicios constantes en cualquier departamento de comunicación. Cierto es que las redes sociales y las aplicaciones móviles llevan con nosotros más de una década, pero basta una simple función novedosa para cambiar el panorama de la imagen de tu marca.

Existen diferentes retos que pueden provocar una serie de problemas para nuestra entidad, si no sabemos amoldarnos a las situaciones novedosas que pueden crear. Sin embargo, si los afrontamos con ingenio, pueden ser grandes oportunidades.

retos

Estos son los retos de la comunicación que debes tener en cuenta

Dar relevancia a la comunicación dentro de la cúpula directiva

La comunicación, tanto la que se produce de puertas hacia dentro de la empresa (interna) como de cara a la galería (externa), es vital para el correcto funcionamiento de un negocio. Una comunicación fluida afecta a múltiples niveles de la empresa: desde la consecución de objetivos comerciales hasta la creación de cohesión de grupo y sentimiento de pertinencia.

En épocas anteriores, el área de comunicación se limitaba a realizar la labor de órgano consultor de la empresa. Esta situación debe finalizar para que se produzca una progresión en la empresa. El director de comunicación tiene que ser lo suficientemente autónomo para poder elaborar planes de actuación y dar soluciones a la empresa. Aunque el margen de actuación siempre estará determinado por los recursos que se establezcan en la partida de presupuestos.

Redes sociales y nuevas tecnologías

Internet, junto con todo el universo creado a partir de su aparición y expansión, permite la interconexión de cualquier rincón del mundo con otro. En la red puedes encontrar diversos foros de encuentro para la simple conversación, el debate y confrontamiento de opiniones o el humor.

La comunicación permite a las empresas que puedan personificarse y hablar de tú a tú con el público al que se quiera dirigir. El diálogo entre entidad y cliente tiene que ser bidireccional para crear una simbiosis perfecta: la empresa puede conseguir ideas novedosas que implementar y el público percibe que la organización atiende a sus peticiones.

Las nuevas tecnologías llegan para quedarse. Un ejemplo es lo asumido que está en el subconsciente de la población que todo el mundo tenga un smartphone y una cuenta en WhatsApp. La investigación sobre las diferentes funciones de las aplicaciones nuevas que aparecen, supone una ventaja competitiva que, si se explota de la manera adecuada, la empresa tendrá la posibilidad de crecer frente a la competencia.

En cuanto a la comunicación interna, la aparición de la intranet (portales para empleados, por ejemplo) o aplicaciones útiles para el desempeño profesional aportan beneficios para el correcto funcionamiento. La implicación de los empleados se consigue a través de la elaboración de contenidos interesantes para el empleado. No sirve una newsletter tediosa, que sea una amalgama de cifras, números y tecnicismos.

Diferentes espacios de trabajo, diferentes formas de comunicación, mismo flujo de información

La pandemia desbarató todos los estratos de la empresa, incluido el de la comunicación. El teletrabajo provocó la deslocalización física de los diferentes empleados y departamentos. Esto supone un obstáculo para el flujo de la comunicación interna.

Tras dos años, la evolución de diferentes plataformas, como las aplicaciones especializadas en videollamadas, han cicatrizado la brecha que se vivió a partir de marzo de 2020 y muchas empresas han decidido continuar con el teletrabajo como forma de funcionar.

Otro tipo de deslocalización a tener en cuenta son los diferentes personas y sus funciones que conforman la entidad. Ambos pertenecen a un mismo cuerpo empresarial, pero sus labores son completamente distintas. La forma de comunicar al departamento de cuentas no debe ser igual que si te diriges a los operarios de producción, por poner un ejemplo.

Papel activo en la sociedad

La sociedad está acostumbrada a que las entidades respondan a sus necesidades inmediatamente. Las empresas no tienen excusas para postergar sus respuestas hasta el fin de sus días, aunque el volumen de respuestas puede sobrepasar las capacidades. Ante esto, aparecen nuevos puestos dentro de las áreas de comunicación como son los community manager, personas que toman un papel activo en las redes sociales, ya sea a través de ideas ingeniosas o atención al cliente.

El público, al ver a las organizaciones con esa actividad respecto a las acciones de marketing, quiere ver esa misma capacidad de reacción ante causas sociales y que se impliquen en la lucha por defenderlas. La defensa del ecologismo o el combate contra el racismo son temas de los que las entidades no pueden mirar a un lado. Deben ser coherentes ante ello y mostrar verdadero interés las premiará.

Prevenir antes que curar

Tan importante es conseguir una reputación excelsa, como saber mantenerla. Para ello, el responsable de comunicación debe hacer un sondeo sobre las diversas opiniones vertidas sobre el producto o servicio que ofrece la empresa.

Se tiene que diferenciar las meras incidencias, existentes en cualquier compañía y sin mayor relevancia, con las crisis provocadas por la publicación de experiencias con tu empresa de un líder de opinión (influencers).

Sus seguidores pueden provocar una avalancha de críticas que inicien un derrumbe de la reputación de la marca. Para evitarlo, la empresa debe realizar un seguimiento de experiencias y valoraciones de los diferentes clientes para no producir ningún terremoto en su atmósfera de trabajo.

Implica al público en tu entidad

Otro de los retos que tiene la comunicación por delante es la construcción de narrativas inmersivas que aporten al público un plus. Las marcas pasan a ser un medio de comunicación más gracias a la creación de blogs y perfiles en las plataformas digitales, donde se elaboran contenidos de interés para el cliente.

Es innegable que actualmente existe una mayor facilidad para conectar con nuestros grupos de interés. Como hemos mencionado, las empresas poseen medios propios para publicitarse, cosa que antes hacían a través de los medios de comunicación tradicionales.

En Internet hay multitud de formas de publicitarse: posicionamiento en buscadores, publicidad en redes sociales o marketing automatizado. La publicidad en Internet llega a confundirse a veces con información.

En esta era, priman los contenidos efímeros dado la liquidez en la que vivimos. La sociedad vive en un carpe diem continuo y consumen productos que no les roben tiempo, sin que la calidad se vea afectada. Esto supone un reto mayúsculo, debido a la volatilidad impuesta en las redes sociales y demás plataformas.

De mostrar a demostrar

La comunicación antes estaba enfocada a realizar una función de enlace con los medios de comunicación con el objetivo de adquirir relevancia. La explosión del big data, y demás análisis de datos, muestran que los números, respecto a la cantidad de público a la que se llegaba, no se traducían en resultados.

La empresa debe saber con precisión qué datos van a ser útiles y cómo los va a usar. Los datos no valen nada si no interactuamos con ellos y si no los usamos como un filtro para diseñar las campañas de comunicación idóneas para potenciar la imagen de marca. Los números ayudan a personalizar los contenidos para el público objetivo.

La transparencia es un valor al alza

La honestidad y la claridad debe ser dos cualidades imprescindibles en todos los procesos informativos. La información debe ser accesible a todos los públicos para facilitar su comprensión. El cliente, y demás agentes con los que la empresa quiera establecer colaboraciones, debe tener claro las respuestas a tres preguntas:

  • ¿Cómo lo hacemos?
  • ¿Por qué lo hacemos?
  • ¿Qué conseguimos al hacerlo?

Los retos que tiene por delante la comunicación son numerosos y algunos tienen una gran complejidad. Cada vez hay más filtros para detectar a tu público objetivo y aquellos a los que podrías captar. A veces, las empresas confían el avance y la resolución de las diferentes complicaciones en este ámbito a una agencia de comunicación.

En Tilde Comunicación contamos con veinte años de experiencia en comunicación. A lo largo de nuestra trayectoria hemos ayudado a multitud de empresas a elaborar diferentes contenidos informativos para aumentar su relevancia.

Si estás pensando en contratar los servicios de una agencia de comunicación, pídenos un presupuesto y nosotros te asesoramos.

¿Hablamos?

    P.º de Belén, 9A, 47011 Valladolid
    Phone: +34628496170