Estrategia y táctica: dos conceptos necesarios en comunicación

Lucía Lorenzo 12 agosto 2022

Quizás consideres, de manera errónea que en el ámbito del marketing y la comunicación los términos estrategia y táctica son sinónimos. Según la Real Academia Española la estrategia es el «arte para dirigir un asunto». La táctica, por su parte, se define en una de sus acepciones como el «método o sistema para ejecutar y conseguir algo».

Dos definiciones bastante similares, ¿verdad? Pero no idénticas. Podemos entender mejor las diferencias entre estrategia y táctica gracias al poema de Mario Benedetti que decía:

Mi táctica es mirarte,
aprender como sos,
quererte como sos […].

Mi estrategia es
que un día cualquiera,
no sé cómo ni sé
con qué pretexto,
por fin me necesites.

-Táctica y estrategia, Mario Benedetti.

¿Por qué es importante diferenciar entre estrategia y táctica en la comunicación?

Es habitual que las consultoras de comunicación nos enfrentemos a un pequeño inconveniente cuando comenzamos a trabajar con un nuevo cliente.

El problema es el siguiente: cuando les preguntamos cuál es su estrategia de comunicación, nos responden listando las tácticas que utilizan. O, por el contrario, cuando les preguntamos qué tácticas han puesto en marcha para conseguir una determinada estrategia, nos responden con otra estrategia diferente.

Con la intención de poner fin a este enredo, vamos a definir ambos términos:

  • La estrategia es el camino que se utiliza para llegar a un objetivo concreto. Es decir, se trata de una metodología de trabajo que debe estar alineada con la misión, la visión y los valores de la comunicación.
  • Por su parte, las tácticas son cada uno de los pasos que conforman la estrategia. Si la estrategia nos ayuda a conseguir un fin, la táctica es el equivalente a los medios que se utilizan para lograrlo.

Si aplicamos estas dos definiciones al ámbito de la comunicación, entonces podemos llegar a la conclusión de que la estrategia es el plan de comunicación y la táctica cada una de las acciones comunicativas que se ponen en marcha para lograr el objetivo que se ha delineado al planificar.

¿Qué es la comunicación estratégica?

La comunicación estratégica es el área de la comunicación que delimita las acciones a seguir para alcanzar las metas de una compañía.

La principal tarea de los responsables de la comunicación estratégica es diseñar planes de comunicación estratégica. En estos planes deben estar incluidos todos los departamentos de comunicación de la compañía y, además, es necesario que las acciones planeadas estén en línea con los valores de la empresa.

Los objetivos de la comunicación estratégica son:

  • Hacerse una imagen clara de las características de la compañía.
  • Analizar el entorno en el que está inmerso la empresa.
  • Conocer a los competidores y saber qué estrategias siguen.
  • Entender quién es el público objetivo de la compañía y conocer sus necesidades.
  • Mejorar la relación de la compañía con su público objetivo.
  • Optimizar las acciones comunicativas, otorgándoles un sentido.

Por lo tanto, el trabajo de los responsables de la comunicación estratégica es:

  • Analizar la empresa para conocer sus debilidades, sus fortalezas, sus oportunidades y sus amenazas.
  • Investigar el entorno: público, mercado y competencia.
  • Definir los objetivos que se desean alcanzar y situarlos en el tiempo.
  • Planificar y calendarizar las acciones que permitirán alcanzar dichos objetivos.
  • Destinar un presupuesto a cada acción.
  • Evaluar los resultados obtenido con dichas acciones.

La importancia de las tácticas en comunicación

Las tácticas son las acciones específicas de las que se compone cualquier plan de comunicación.

Su importancia es vital, pues las tácticas son flexibles, al contrario que la estrategia. Es decir, las tácticas pueden (y deben) cambiarse para adaptarse a un entorno que está en constante evolución.

Las tácticas tienen infinitas formas y tamaños. Desde una newsletter, un artículo de un blog o una campaña publicitaria en televisión, hasta una rueda de prensa.

Pero sea cual sea la acción, si quieres poner en marcha una buena táctica debes tener en cuenta que esta se compone dos aspectos:

  • El canal que utilizarás para hacerla llegar al público.
  • El contenido que quieres hacer llegar.

Una mala táctica, por lo tanto, puede ser un buen mensaje enviado a través de una plataforma que no llega a tu público.

Si quieres publicitar tus productos entre un público joven, de nada servirá que redactes el mejor texto del mundo, plagado de buenas razones para comprarlos, y lo subas a un post de Facebook. Al fin y al cabo, el público más joven prioriza los contenidos breves y de carácter visual y está más presente en redes sociales como TikTok, Instagram o YouTube.

Una consultora de comunicación puede ayudarte a delinear el camino que debe seguir tu comunicación estratégica y a poner en marcha las acciones que te ayudarán a conseguir tus objetivos.

En Tilde Comunicación llevamos desde 2001 creando contenidos para internet y, desde entonces, hemos ayudado a numerosas empresas a alcanzar sus metas y contactar con su público.

¿Necesitas una asesoría? ¡Pídenos un presupuesto!

¿Hablamos?

    P.º de Belén, 9A, 47011 Valladolid
    Phone: +34628496170